Tuesday, September 14, 2010

¿Bicentenario de qué?

Hoy compañeros, a diferencia de todos mis posts pasados, escribo para transmitirles mi sincero descontento por las celebraciones venideras del 15 de septiembre en México. La noche del 15 no saldré a esperar en alguna plaza el grito de algún funcionario público, ningún fuego artificial será encendido, ninguna matraca será agitada, ningún bigote falso a la usanza revolucionaria será portado. ¿Porqué el repentino despliegue de amargura? dirán algunos, y el motivo es el siguiente: No veo razón alguna por el cual estar contento en el país que tenemos actualmente. La realidad laboral y social me hace pensar que México está así, directa y llanamente bien jodido.

Para la dosis de decepción diaria solo hace falta enfocar un poco en los encabezados de los periódicos nacionales o simplemente mirar algún programa de cadena nacional y darnos cuenta con la mierda que nos avientan, abusando del sentido común e inteligencia de los habitantes de éste país. Averraciones como la "boti-vuelta" y cada uno de los programas de ambas televisoras nacionales es un insulto a los sentidos y a la evolución humana. Se me reafirma día con día que la visión de Mike Judge en su película "Idiocracy" no estaba tan fuera de la realidad y faltan menos años de lo que el proyectó en la línea de tiempo. Google por si no la han visto.

Soy de la idea de que tenemos algo de esperanza. De que todo mexicano sabe o tiene la pequeña noción en algún lugar de su mente de que la "Tele" es un mecanismo controlador de masas pero eso ¿Que le importa a doña Tere? ¿o doña Ququita? que solo quiere ver su novela, tomarse un café, hacer la cena y luego dormirse. Mi abuela vivió años y años así y nunca se quejó por lo que veía en las noticias o algún comunicado de emergencia. De vez en cuando me dice que Gloria Trevi es el mismo Diablo. En ese año se quedó ella, por lo menos en ese entonces las balas no volaban tan a menudo o por lo menos no nos enterábamos.


Mi trabajo me ha mandado lejos de mi familia y seres queridos, por tratar de buscar un mejor futuro y una mejor misión en la vida. ¿Cuantas historias igual de mexicanos que se van del país a hacer lo mismo (en mejores o peores condiciones) conoces? Lo hacen por necesidad y no porque realmente quieran hacerlo. Ciertamente no estoy en el peor de los casos económicamente hablando en este momento. Tengo lo necesario para vivir "decentemente" pero el actual panorama en el país no es muy alentador mientras todos conocemos de alguien o tenemos un familiar que después de 25 años de laborar en un mismo lugar es despedido sin una remuneración equivalente a los años de servicio prestados o un acuerdo legal que garantize el bienestar de él y su familia. Nuestra libertad depende de que tanto duremos detrás de un escritorio o que tanto tiempo podamos cargar una pala, escoba, martillo, pincel. Después de eso, somos desechados y poco tiempo después ya no queda más, porque ya eres viejo y se te dificulta aprender y ser igual de competitivo que antes.

Mañana habrán personas que estén dudando en salir a las calles, por miedo de que les toque un granadazo en los parques y plazas. Lo que me sorprende es la ligereza del mexicano para enfrentar estos temas. Yo he estado de ese lado, he hecho bromas y comentado al respecto con mis amigos y familia, pero después de meditarlo un poco la sonrisa se va y es reemplazada por un momento en el que todo lo que diga después se convierte en absurdo y decido mejor no romper mi silencio. Mantener ese pensamiento estático como una explosión pequeña dentro de mi cabeza. El estruendo de saber que no estamos bien, y que ser alcanzado por una explosión a meda calle tampoco es algo que sea muy propio de una nación "libre y soberana".

Quisiera ver por ahí el 16 de septiembre a alguien hablando sobre lo que pasó la noche del 15 en el zócalo y todas las demás plazas cívicas o lugares de congregación sociales del país, nadie salió a celebrar nada, porque no hay fiesta, tenemos un país
desarmado porque la gente no se une y las personas que manejan la riqueza no camparten con nadie su tajada del pastel. A nadie le importan las balazeras y asesinatos múltiples mientras no le toque a alguien cercano a ellos. Los trabajadores dejan que sus jefes los exploten y los tengan sin condiciones de trabajo favorables. Miles de mexicanos prendemos la tele para ver el fut y las novelas, tomarnos una cheve mandar a chingar a su madre la realidad y adiós.

No soy una persona avara ni tengo deseos que excedan las necesidades básicas de un ser humano: Un lugar donde vivir, 4 paredes y crecer como persona. Si se puede en el mejor de los casos tratar de ser útil para mi sociedad. Decirles a mis hijos (algún día) que tienen un lugar en donde vivir y experimentar todo lo chingón que es ser humano. Nunca he sido político ni he levantado mi voz para hablar de temas así, pero siendo mis días tan preciosos y tan pocos en esta esfera azul, que este mensaje le llegue al que deba y que tomen de él lo que quieran. Si compartes el mismo sentir que yo o no igual solo te digo que la vida es corta y si nos esforzamos algún día probablemente despertemos.

Despierta.

2 comments:

- pixi - said...

Pienso lo mismo que tú x 2.

Le tengo fe a la gente de México, que algún día no seremos conformistas y que haremos algo (bueno) por el futuro (nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos)... despertaremos como dices.

Muy buen post, lástima que no te leí antes jeje.

:P

Anonymous said...

ASI ES CARLOS, MUY BUENAS PALABRAS, HAY QUE SEGUIR LUCHANDO CON NUESTRAS ARMAS QUE SON EL ARTE Y NUESTRA CONCIENCIA, PONER EL EJEMPLO ANTE TODOS AQUELLOS QUE NO SE ATREVEN- SIGAMOS SIENDO LIBRES ,SOLO EXSITE UN MOMENTO Y ES HOY-

Allan Peña